martes, septiembre 27, 2005

Tres, uno, tres.

Se fue una noche húmeda, espesa como el moho de un arroyo enrevesado. Se fue en sus intenciones –tres- sofocadas por el fuego graneado del sepia inclemente. Se fue, de puño cerrado y enrollando la violencia de un discurso de palabras de igual cepa.

Se escondió tras un dedal, en la esquina del Lapacho y El Puca. Le robó los pinceles, el sueño, el humo de sus propios cigarrillos, el sonido de la música y su inédito perfume a mamá.

Se quedó en la semántica de un amanecer impreciso y de color cereza. En la apnea del curso natural de las cosas, en el desahogo de una ópera Kunqu. En el pecho de Dionisos, el corazón de Cartagena y en el “abrazo de troncos” del Che.

2 Comentarios:

Anonymous Abel dijo...

Cualquier comentario salpicarìa de barro la rosa. uy!, acabo de hacerlo.

3:50 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

... hay(ay!)quien extraña el humo de un cigarrillo en pincel y aún cierra los puños por dentro al recordar lo que nunca sucedió...

6:15 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal